lunes, 6 de agosto de 2007

mUnDo rEaL




Uno de estos días en los que he estado libre de mis rutinarias ocupaciones, decidí darme un paseo, y sin proponérmelo como destino, terminé visitando el mundo real.
La inseguridad y la ignorancia hicieron que mi equipaje fuera más pesado de lo necesario, pues como siempre, me hice acompañar de un sin número de “porsiacasos”, que son inútiles en la mayoría de las ocasiones y que no hicieron más que sobrecargar mis hombros.
Mi pasantía fue corta, pero intensa, unos pocos amaneceres bastaron para hastiar mi alma con crudas realidades.
Lo que encontré parece una telenovela, o no sé, quizás es esto, el no sé donde en que vivo lo que parece un cuento de hadas.
Siempre pensé que un viaje como éste podría aclarar las cosas, ubicarme en el tiempo y el espacio, orientarme hacia el propósito de mi vida; como todo, no fue lo que esperaba, no fue como pensaba, estoy más confundida.
Parece como que toda mi vida he estado durmiendo, que todo es un sueño, que todo es un dulce espejismo, una burbuja que me mantiene separada de la verdad, una burbuja enorme en la que hay espacio para muchas otras personas que me acompañan en la ignorancia y que viven junto a mí una ilusa felicidad o en el más remediable de los casos, una falsa desdicha.
Me viene a la mente ahora, aquella película en la que te ponen a elegir entre dos pastillas, la azul y la roja: una significa asumir la realidad que sabes que existe, liberar tu mente aunque esta libertad signifique menos comodidad, mucho sacrificio, asumir responsabilidades… la otra te permite seguir viviendo engañado, la mentira es más dulce que la verdad, más fácil, pero es una mentira. ¿Cuál de las pastillas tomaré?

1 comentario:

Cø¥ôTë dijo...

A mi...?? a mi me encanta la realidad...y la idea de hacer con ella lo ke me da la gana e lo ke me guta mejol.

Un viaje por mi mente

Sólo un punto de vista más entre los millones y
millones que existen con o sin voz en esta esfera giratoria.
Relatos,
comentarios, poesía, quién sabe si alguna nota de ingeniería y ... seguramente
se fugue algo muy personal.